20 marzo 2007

EL CINE (I)



Pensamos en nuestro tiempo para ver el vertiginoso pasar de los acontecimientos, la desbordante creación y recreación de tantos mitos, una época que excede a sí misma y en la que sucesivas pérdidas nos hacen ver el interior de numerosas fracturas y sentir la tentación del silencio.

¿Cómo reflejar este mundo?

Un nuevo discurso parece hablar de forma distinta a otros lenguajes por momentos fatigados.
El Cine.
Ramsés ordenó que pintasen las fases sucesivas de una figura en movimiento, de forma que al galope, pudiera contemplar la ilusión de verla cobrar vida.
Más ejemplos:
Las sombras chinescas, la linterna mágica de Atanasius Kircher (1640) que proyectaba dibujos con formas fantasmales.

El cine, emancipado como arte, podría pertenecer a todas las artes (fotografía, pintura, literatura...) pero es único en gracias al montaje, posibilitando la separación de la obra de un autor único y sus distancia, por tanto, de aquella aura que había caracterizado siempre el arte.

3 comentarios:

Liliana dijo...

Desde la época de las cavernas, cuando alguien dibujó un bisonte con cinco o seis patas se intentó representar el movimiento. Alguien que tuvo mucho, pero muuuuucho que ver fue Muybridge... y luego, sí, el cine, documental o ficcionado... éste último nacido de una falla de la cámara... El cine es enfocar, montar y mostrar = magia.
Saludos

Empiezo a Entender dijo...

¿Has visto ya la de Lars Von Trier...?

sergiovich dijo...

Que razón tienes Liliana.
Georgina, no la he visto todavía.